Compartir
Publicidad

Vamos al médico con el bebé, ¡qué estrés!

Vamos al médico con el bebé, ¡qué estrés!
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las primeras visitas al pediatra cuando ha nacido el bebé suelen ser bastante estresantes. Hemos dejado el ámbito hospitalario que nos proporciona cierta seguridad y nos estamos adaptando a nuestro hogar (más bien estamos "sobreviviendo") cuando tenemos que salir corriendo a una cita, probablemente en el momento menos apropiado.

Para colmo, probablemente aún nos duelan los puntos de la episiotomía o de la cesárea, tengamos algún desgarro o hemorroides tras el parto. La recuperación no es tan rápida como desearíamos y no estamos para dar brincos, ni ágiles para ir con prisas, subir y bajar del coche, caminar demasiado...

Si a todo esto sumamos el cansancio propio de las primeras semanas con el bebé en casa, cuando es difícil dormir por las noches (o en cualquier momento del día) y descansar el tiempo suficiente para sentirnos con vitalidad y energía, la visita al pediatra puede ser un momento bastante estresante.

Además el bebé suele percibir nuestro estrés y en una situación que también resulta bastante incómoda para él (desvestido, con frío, con un desconocido "manipulándolo"...) lo más probable es que llore y lo pase mal, trasmitiéndonos su ansiedad de vuelta.

revisiones-niño-sano

Una visita tranquila al pediatra

¿Qué podemos hacer para mitigar este estrés de la visita al médico, los nervios de una situación necesaria? Porque es importante que realicemos los controles pertinentes al bebé en los primeros meses de vida, no podemos saltarnos a la ligera estas revisiones del médico.

  • Prepara con tiempo el reconocimiento médico, no siempre es posible con las listas de espera en el sistema de salud, pero en la medida de lo posible intenta tener prevista con cierta antelación la visita al pediatra.

  • Del mismo modo, planifica el medio de desplazarte al centro de salud, porque puede que no estés para conducir o tomar el transporte público. Tal vez algún familiar o amigo pueda acercaros y hacer ese traslado más sencillo y cómodo sin aumentar la ansiedad de la mamá ni del bebé.

  • Las recomendaciones anteriores también te permitirán, con suerte, escoger el mejor momento para este reconocimiento, para intentar que no coincida con las horas de sueño o de lactancia del bebé (aunque, no nos engañemos, esto es bastante complicado en los primeros meses; después, puede que el bebé ya adquiera cierta rutina). No dejes de darle el pecho si el bebé lo reclama en la consulta.

  • La exploración física del recién nacido es muy importante y requiere que el bebé esté desnudo. Escoge una ropa para el bebé que pueda desabrocharse fácilmente. Que el quitarle y ponerle las pequeñas prendas no se convierta en un suplicio, que sea algo rápido y que no nos ponga nerviosos ni a nosotros ni al bebé. Si quitarle la ropa resulta sencillo, reducimos el riesgo de que el bebé esté inquieto, llorando, y la propia exploración será más sencilla y rápida.

  • Si la consulta coincide con día de vacunación, recuerda que el pecho puede calmar al bebé. Aquí os dejamos las cinco S para que el bebé no llore con las vacunas, un momento sin duda de lo más estresante y doloroso para él: swaddling (envolver al bebé), side/stomach position (colocarlo de lado o boca abajo), shushing (hacer «shhhh»), swinging (acunarlo o mecerlo) y sucking (succión).

  • ¿Confías en tu pediatra? Puede que buena parte de la culpa del estrés a la hora de la visita al médico es que este no te inspire confianza, tengáis desavenencias en cuanto a la manera de tratar al bebé o en cuanto a su manera de afrontar la relación con la familia, de resolver vuestras dudas... En definitiva, si no estás a gusto con el pediatra que os ha tocado, intenta cambiarlo pues suele haber alternativas en los centros de salud u hospitales.

Finalmente, recuerda: la visita al pediatra será más estresante para el bebé que para nosotros, por eso debemos tomárnosla con calma y paciencia, haciendo lo posible para que el pequeño se encuentre bien.

Estos consejos os pueden ayudar a reducir el estrés en las primeras visitas al pediatra con el bebé, esperamos que la próxima visita vaya mejor... ¡y sobre todo que el bebé se encuentre perfectamente y creciendo a buen ritmo!

Fotos | Maessive y eyeliam en Flickr En Bebés y más | Revisiones del niño sano: qué revisan los médicos en los recién nacidos, La primera visita del bebé en el centro de salud

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos