Sigue a

nochevieja perfecta con niños

Nochevieja se aproxima y todos queremos que sea una fiesta perfecta, pues parece que nos da optimismo y fuerza para el año que comienza. Pero, ¿cómo conseguir una Nochevieja perfecta con niños pequeños?

A continuación os ofrecemos diez consejos para una Nochevieja perfecta con niños pequeños que les hará poder pasarlo tan bien como nosotros en la despedida del año y la bienvenida de próximo.

Elegir donde vamos a pasarla

En cada familia hay tradiciones diferentes para pasar en una casa u otra las comidas familiares de las Fiestas Navideñas. Pero, pese a la tradición, cuando llega un bebé a casa o cuando hay niños pequeños, puede ser necesario replantearnos las cosas y elegir bien donde vamos a pasar la Nochevieja.

Si tenéis un recién nacido o un bebé pequeño lo ideal es que la fiesta sea en vuestra casa para poder descansar y no andar luego teniendo que moveros, pero claro, igual no se puede, la casa es pequeña, hay otros niños, hay abuelitos que no pueden venir, o la familia es poco flexible.

Tenéis dos opciones, ir pero iros pronto o dormir alli, o este año queraros en casita tranquilos, que no va a acabarse el mundo por eso.

Preparar un espacio para los niños

Estas cenas familiares se suelen alargar y los niños, si están mucho rato en la mesa, se aburren. Es importante tener un espacio en el salón libre de muebles y adaptado a la edad de los niños para que puedan jugar.

Tener un sitio donde los niños puedan descansar

También, si calculáis que vuestro hijo va a dormirse es conveniente, si salís de casa, que los que os reciben tengan una habitación con una cama para que pueda descansar. Igual si dáis el pecho y preferís hacerlo lejos del bullicio.

Tener un menú adecuado para los niños

En Nochevieja suele ponerse un menú elaborado y muchos entrantes que no siempre son del gusto de los pequeños. Para evitar problemas siempre es conveniente tener, si vuestro hijo no come de todo, preparar un plato de su gusto para que él también pueda disfrutar. Como si es una hamburguesa o unos spaguettis.

Yo creo que no hay normas sobre lo que es rico o lo que se debe comer en una fiesta. Si los cocinero se molestan (que hay de todo) siempre es mejor que se moleste un adulto a que vuestro hijo sufra.

Las uvas

Ya se sabe que eso de tragar uvas es peligroso. Muy peligroso con los niños, que se pueden atragantar. Lo ideal, si quieren y ya tienen edad para participar de ese rito, es ponerles un plato con uvitas muy pequeñas peladas y sin hueso, o trocitos de uva. O, tampoco pasa nada, una sola uva que ellos se comerán masticando. La seguridad es lo primero.

Descanso

Por ejemplo, si nuestro hijo se duerme a las ocho va a ser complicado tenerlo en danza hasta las doce. Procuremos que ese día descanse y haga una buena siesta para que, por lo menos, esté fresco y no agotado. Tengamos en cuenta si está malito o tiene unos días complicados emocionalmente también y pongamos esto como prioridad.

Nosotros mismos deberíamos intentar estar descansados este día para poder disfrutarlo y estar bien dispuestos a atender a nuestros hijos o a manejar las posibles situaciones más complicadas que pueden surgir cuando muchas personas se sientan a la mesa y hay niños de diferentes edades.

Alcohol

Lógicamente no bebáis alcohol, sobre todo si luego tenéis que conducir. Incluso si no conducís tened en cuenta que el alcohol suele hacer que las conversaciones suban de volumen, pueda haber alguna tensión y os impedirá, además, estar lúcidos para atender al niño con el humor adecuado.

Nada de tensiones

Si váis a cenar con uno de esos familiares con los que no os lleváis demasiado bien tomadlo con calma. Ni habléis mal de ellos delante de los niños ni entréis en disputas esa noche.

Si os hacen comentarios que os molesten (de la crianza o de vuestra vida en general) pues sonrisa y cambio de tema, que en realidad os reunís porque os queréis o queréis hacer felices a personas importantes. Sobre todo que los niños no tengan que sentir tensiones ni escuchar discusiones, no por hipocresía, sino porque hay que ser coherentes con lo que se supone que estamos celebrando.

Regalitos o juguetes

No es necesario hacer regalos esa noche pero si os aconsejaría preparar alguna sorpresa para los niños, algún detalle o juegos ya preparados para que puedan disfrutar activamente de la fiesta: disfraces, teatrillo, marionetas, canciones o juegos de mesa en los que la fiesta los incorpore. Eso de dejarlos a un lado y seguir los adultos comiendo y charlando no siempre es una idea que funcione y además, si hacemos una fiesta la fiesta debería ser para todos, ¿no?

En último caso, si no tenemos previsto nada especial para los niños deberíamos acordarnos de prepararles juguetes, un amigo invisible de manualidades. películas o cuentos a nuestros hijos para que se los lleven a la casa donde vamos a ir para que puedan distraerse si si aburren o se cansan. ¿Cómo pasaréis la Nochevieja con vuestros hijos?

Preparar una noche adecuada a sus necesidades

Los niños tienen una serie de necesidades naturales que, si se las impedimos, pueden estropearles la noche. Necesitan jugar, divertirse, ser atendidos correctamente y no estar agotados. Para que la Nochevieja sea perfecta con los niños deberemos tener sus necesidades en cuenta.

En Bebés y más | Manualidades de fin de año para hacer con niños, Fiestas infantiles en casa (I), (II), Recetas de Navidad para hacer con niños: Galletas reno de chocolate, Mis consejos navideños: La guerra de la gamba, Mis consejos navideños: Pistolas y cañones, Mis consejos navideños: “Todos los niños son buenos”, Mis consejos navideños: El chef Chicote y los “machotes”

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios