Compartir
Publicidad

Diez consejos para sobrevivir tras la vuelta a casa con el bebé

Diez consejos para sobrevivir tras la vuelta a casa con el bebé
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El momento en el que hemos de abandonar el hospital con nuestro bebé recién nacido puede ser muy esperado, pero también se producen ciertos temores que nos hacen plantearnos cómo será esa vuelta a casa con el bebé y cómo sobrellevarla sin desfallecer.

Sobre todo en el caso de madres primerizas, se puede producir miedo a lo desconocido, miedo a saber desenvolverse con el nuevo miembro de la familia, miedo a recuperarse del parto, y a llevar el cuidado del bebé. Es frecuente pensar que no tendremos fuerzas para ello, que no sabremos cómo actuar. Aquí os dejamos varias claves para sobrevivir tras la vuelta a casa con el bebé.

Pasamos de la seguridad que nos proporciona el hospital, las atenciones y el cuidado del bebé compartido, a otro entorno diferente en el que tal vez nos sintamos inseguras los primeros días.

Y es que no siempre es fácil esta vuelta a casa con el bebé, con una mamá debilitada y con el estado de ánimo tal vez voluble, una mamá en ocasiones confusa y con sentimientos encontrados que mezclan felicidad y cansancio, euforia y decaimiento... Queremos prevenir la depresión postparto, mitigar el "baby blues". ¿Cómo lograrlo?

Carta a mi futura mamá

Decálogo de consejos para sobrevivir en casa con el bebé

  • No te exijas demasiado, acepta tus límites. No somos superheroínas y probablemente nuestro cuerpo esté debilitado. El radical cambio hormonal, los dolores de posibles episiotomías o cesáreas, la falta de sueño... son solo algunos impedimentos temporales que no nos dejan estar físicamente (ni emocionalmente) al 100%. Afrontémoslo con calma, serenidad y descanso.

  • Pide ayuda, lo que necesites. Tal vez no quieras que invadan tu casa, hazlo saber. Pero la familia puede ser una gran ayuda para los primeros días con el bebé en casa, preparándonos comida, ayudando a limpiar lo que sea necesario... Otro tema es la ayuda con el bebé: cuando creas que lo necesitas, puedes pedirla, pero si consideran que se están metiendo en tareas que no les corresponden, tienes que comunicarlo.

  • El papá es fundamental en el anterior apartado (y otros muchos puntos), porque ha de estar atento a lo que necesite la madre en cada momento, ocupándose de lo que pueda hacer para que ella descanse y se recupere, preguntándole y escuchando, hablando de lo que sea necesario, sin exigencias.

  • Rechaza las exigencias de tu entorno. Es habitual que familiares y amigos se entrometan en cómo estamos atendiendo a nuestro bebé. Cuando creas que te están pidiendo demasiado, o que hablan sin que hayas pedido su opinión, házselo saber, porque han de entender que estás en un momento muy especial y puede que difícil.

  • Por otro lado, la intimidad en el postparto es una necesidad normal: disfrútala con tu bebé cada vez que lo desees, son momentos únicos para vosotros y es normal que una familia no quiera verse "invadida".

  • Visitas, las justas. Las visitas postparto son en ocasiones no deseadas, por lo que conviene avisar a los amigos si queremos que las pospongan. han de entender que en estos momentos no nos vemos con ánimos, si es que ese es el caso. pero puede que sí os apetezca que conozcan al bebé, y entonces las visitas postparto pueden ser de gran ayuda.

  • Los problemas con la lactancia podrían agravar el proceso de adaptación: tebn paciencia y busca ayuda cuando sea necesario. Seguro que en tu ciudad o cerca existe un grupo de apoyo a la lactancia en el que compartir experiencias y resolver tus dudas.

  • Huye del aislamiento, habla con tu pareja, con otras mujeres en la misma situación. Se trata de problemas comunes y saber que no estamos solas pasando por ello nos ayudará a sobrellevar un mejor postparto en casa. No te encierres en casa, sal a pasear con el bebé y, dentro de lo posible, vuelve a hacer las actividades que te gustan.

  • Disfruta del bebé, que te necesita. Es normal que al principio lo sintamos como un extraño, pero poco a poco de forma natural es una parte de nosotras, y el sentimiento maternal llega tarde o temprano. El contacto físico para el pequeño es fundamental especialmente en estos primeros días de vida.

  • Date un tiempo para volver a la "normalidad", y aunque tu vida no será la misma, será mejor. Hemos de tener paciencia con el bebé, con la falta de sueño, con el desorden en casa, con las secuelas del parto, con las conversaciones exclusivas para el bebé... No será cuestión de una semana o de dos, pero poco a poco nos adaptaremos a la nueva situación.

En definitiva, puede que estos primeros días en casa con el bebé no sean idealizados, no estaremos en plena forma y la casa esté patas arriba, como nuestras hormonas. Pero son días inolvidables e irrepetibles y hemos de disfrutarlos en la medida de lo posible atendiendo a nuestro bebé y dejando que nos ayuden cuando lo deseemos.

Fotos | Thomas Beck Photo y Footloosiety en Flickr En Bebés y más | Los primeros días en familia después del parto, Ser papá: los primeros días y las visitas, Qué hacer ante el baby blues

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos