Sigue a Bebesymas

bebé mamando

Continuamos con nuestros consejos para los papás primerizos y hoy vamos a hablar de los posibles problemas que puedan encontrarse respecto a la lactancia materna.

Causas de los problemas con la lactancia

Mi consejo sería que, antes de dar leche artificial por problemas en la lactancia natural, busquemos un buen asesoramiento especializado y que nosotros mismos nos formemos e informemos.

Se trata de nuestro hijo y la responsabilidad última es nuestra, busquemos ayuda si hay problemas y no nos quedemos con una primera valoración si esta no la vemos completamente fundamentada, que ya sabemos que los pediatras no son asesores de lactancia y no siempre aciertan con sus consejos.

La mayoría de los problemas de la lactancia pueden superarse con una buena guía y, en último caso, podemos ofrecer lactancia mixta o la leche artificial con un suplementador que permita al bebé mantener el contacto con el pecho. Esos esfuerzos van a valer la pena, sea cual sea el resultado, y muchas veces van a conseguir, incluso, una relactación pese a las dificultades iniciales.

Separación e interferencias en los procesos naturales

Un parto intervenido o una cesárea, la separación de la madre y el bebé, el que se le haya ofrecido algún biberón o suero glucosado o el que no se haya favorecido la cohabitación desde el primer día son causas bastantes frecuentes de un mal comienzo de la lactancia materna.

En realidad, cualquier interferencia, necesaria o innecesaria, en el proceso natural puede crear problemas con la lactancia pues el bebé para lo que está programado es para nacer vaginalmente, sin medicación ni prisas, reconocer a su madre y tomar el pecho nada más nacer.

Eso no quiere decir que la lactancia no sea posible con una cesárea, pero si es cierto que hay molestias añadidas y puede interferir. Pero quede claro, con la cesárea se puede amamantar perfectamente y hay soluciones para los problemas que pueda haber, empezando con practicar el piel con piel en cuanto sea posible.

También se puede amamantar a gemelos y a niños prematuros, de bajo peso o con síndrome de Down, pero posiblemente requiramos ayuda y comprensión. Se puede amamantar con mastitis, a babés con frenillo y superando las grietas. Por eso, como veremos mañana, un consejo básico sobre amamantamiento para los papás primerizos es que se acerquen y conozcan al grupo de apoyo a la lactancia más cercano a su casa. Es importantísimo y puede ser fundamental.

En Bebés y más | Consejos para papás primerizos: la lactancia materna, Lactancia materna, todo lo que necesitas saber (I), (II)

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario