Sigue a

cordon umbilical

El cordón umbilical es el nexo entre el bebé y la placenta, su método de nutrición hasta que nace. Una vez se produce el parto el cordón se corta, a ser posible, no antes de 3 minutos, como ya se ha explicado en Bebés y más hace pocos días.

Una vez cortado le ponen una preciosa pincita y así es como nos lo entregan, con su cordoncito fresco y su pinza cual lacito de regalo.

El cordón cae normalmente entre el octavo y el quinceavo día de vida, y una vez caído tarda unos 3-5 días en curar completamente.

Ante la pregunta de cómo se cura el cordón umbilical casi habría que preguntarse “cómo leches se cura” (perdón por las leches), porque esta es una pregunta que nadie sabe responder a ciencia cierta y que le viene a la cabeza a cualquier padre después de ver que muchos bebés son curados de diferentes maneras.

Algunos se curan con alcohol, otros con mercromina, otros con los dos, otros sin nada… ¿en que quedamos?

Pues bien, parece ser que es indiferente. El cordón curará en la mayoría de las veces sin incidencias hagamos lo que hagamos.

El hecho de que a un mismo centro de atención primaria lleguen niños que se están curando de dos maneras diferentes ya es significativo de que no hay quórum al respecto.

Los dos tipos de curas más conocidas son la cura con una gasa empapada en Alcohol de 70º y aquella en la que se combina el uso del Alcohol de 70º con Mercromina.

El cordón es una puerta de entrada para microorganismos a través de los vasos que contiene, que eran los que nutrían al bebé gracias a su nexo con la placenta materna. Dado que se aíslan bacterias en el cordón se empezó hace 40 años a curar con antisépticos para evitar posibles infecciones.

Los antisépticos recomendados para la cura son: – Alcohol de 70ºC: Muy accesible y económico. – Mercurocromo (Mercromina): Normalmente se utiliza combinado con el alcohol. – Clorhexidina: hay diferentes presentaciones (alcohólica al 0,5% o acuosa al 1%). Es líquido y no produce dolor ni toxicidad al contacto con la herida. Es el más recomendado por la Asociación Española de Pediatría.

Puntualizo el tema de la Mercromina ya que se ha comentado a menudo que es tóxica. En este caso, dado que se aplica muy poca cantidad no hay toxicidad, aunque es un poco “molesta” por la coloración ya que tiñe el cordón y dificulta la apreciación de posibles colores anómalos.

Si alguien se ha preguntado porqué no está en esta lista el yodo (Betadine, Topionic,…) le remito al post de hace unos días: La povidona yodada, anstiséptico prohibido.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda mantener el cordón limpio y seco, sin aplicar ningún antiséptico ni antibiótico, pues su uso no está justificado y retrasan el tiempo de caída del cordón. El no usar antisépticos en la cura hace que la colonización bacteriana del cordón sea superior, sin embargo esto no hace que haya un aumento de riesgos de infección.

Por tanto, la mejor cura es la de mantener el cordón limpio y seco, pero se trata de una cura que no es tal, y ante la inseguridad de no hacer prácticamente nada, muchos padres a los que se les recomienda este tipo de cuidados acaban eligiendo la opción de curar con algún antiséptico (que tampoco es que sea malo).

Vía | Uso de antisépticos en la cura umbilical en Atención Primaria. Revista impresa Metas de enfermería. Metas de Enferm nov 2007;10(9):27-31.
Más información | OMS | AEPED
En Bebés y más | El corte del cordón umbilical (primera parte) l Corte del cordón (razones para el corte no prematuro) l El cuidado del cordón umbilical | El corte tardío del cordón umbilical previene la anemia

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario