Compartir
Publicidad

¿Quieres una niña? Pues hay quien cree que necesitas hacer todo esto

¿Quieres una niña? Pues hay quien cree que necesitas hacer todo esto
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El pasado fin de semana os traje algunos métodos que se utilizaban hace ya algunos años para concebir un niño varón. Decíamos que no podíamos juzgarles duramente ya que los conocimientos de aquel entonces no eran los que tenemos hoy en día. Ahora estamos mucho más informados y no vamos por ahí creyendo que las posturas o la luna influyen en el sexo del bebé, ¿o quizás si?

Hoy os traigo algunos métodos modernos, aunque creo que otros no tanto, para seleccionar el sexo del bebé. ¿Quieres una niña? Pues hay quien cree que necesitas hacer todo esto.

Elige el momento correcto

Practicar el sexo de dos a tres días antes de la ovulación ya que en esta fase es más probable que el óvulo sea fecundado por el espermatozoide más lento que normalmente es el femenino. De acuerdo al método Shettles que data de 1960, el espermatozoide masculino es más rápido que el femenino, aunque este último prefiere entornos más ácidos que el masculino (de los que hablaremos más adelante)

No practiques sexo de dos a tres días después de ovular

Procura que tu pareja eyacule lo más alejado del óvulo posible, en la entrada de la vagina. En esa zona el pH es más ácido y se cree que afecta más a los espermatozoides "Y" o "masculinos".

Evita los orgasmos

Lo sentimos, pero por ahora nada de terminar con un orgasmo. Los orgasmos provocan contracciones en la vagina que la vuelven más alcalina y aumenta la velocidad de los espermatozoides, lo que favorece a los espermatozoides macho.

Sexo cara a cara

La postura del misionero o con la mujer encima favorece a los espermatozoides femeninos.

No uses lubricantes artificiales

Ya sabes, la lubricación favorece al más rápido y el más rápido es el esperma masculino.

Vigila lo que comes

Para tener una preciosa niña nada mejor que vegetales, pescados y alimentos ricos en calcio y caramelos. Venga va, el chocolate también está incluido. Disfruta.

No pierdas de vista la luna

Como no, no podría faltar alguna alusión a las fases lunares. Y así tenemos que la sabiduría popular nos dice que la mejor fase lunar para concebir una niña es durante la luna llena. Claro que la sabiduría popular dice que es en esta fase cuando se practican la mayoría de los aquelarres y saraos mágicos, así que yo no se muy bien como tomarme el consejo. ¿A ver si va a tener que ver que sea cuando más luz hay?

Consultar la sabiduría oriental

El Calendario chino o tabla china os dirá, según el cruce de diversos parámetros, en que día podrás concebir a tu niña. Claro que si conocéis un poco el mundo de la adopción en china sabréis que la mayoría de los bebés abandonados son niñas, así que me da a mi que la tabla esa no la entienden ni los que la inventaron, así que vosotras mismas.

Continuamos con la sabiduría popular: la seducción femenina

Se dice, esperen que pongo voz de narrador de película de aventuras mágicas, que para llegar a concebir una niña es la mujer la que tiene que seducir al hombre para llevarle a su lecho. Saquen ustedes sus propias conclusiones.

Selección de esperma

Si buscas algo un poco más científico, o al menos que haya salido de un laboratorio, puedes usar el método de selección del esperma para una fecundación artificial. Este método tiene una efectividad del 91% para las niñas y 76% para los chicos y consiste en una separación por decantación ya que el espermatozoide femenino es ligeramente mayor que el masculino y por tanto pesará más.

PGD (Diagnóstico genético de Preimplantación)

El método consiste en recoger algunos óvulos de la madre y fecundarlos con el esperma del padre, incubarlos durante tres días y extraer una célula para su análisis. Esta célula contiene el genoma completo y se puede saber si el embrión es niño o niña. Una vez seleccionada la niña se implanta en el útero de la madre.

A excepción de los dos últimos, que presentan cierto carácter científico, podemos ver como no hemos avanzado demasiado desde hace siglos en nuestras creencias sobre cómo influir en esa tirada de dados al 50% que suele ser la fecundación natural. Quien sabe, a lo mejor algún día podamos jugar con los dados cargados.

Vía | babyzone Foto | jorgemejia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos