Compartir
Publicidad

La jaula para niños, un invento que no triunfó

La jaula para niños, un invento que no triunfó
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando entras en una tienda de puericultura te das cuenta de que hay infinidad de artículos para bebés, madres y padres. Unos son útiles y casi necesarios, otros son prácticos y por eso también se venden y otros son innecesarios y poco útiles, pero siguen a la venta porque siempre hay alguien que pica y los compra.

Finalmente se podría decir que están aquellos que no se venden o se han retirado de la venta porque, simplemente, no llegan a triunfar, como es el caso de la jaula para niños, que no es otra cosa que lo que se ve en las imágenes: una jaula que se sitúa en la ventana para tener más espacio en casa y dejar al bebé fuera.

La jaula fue diseñada por Emma Read en 1922, año del que data la patente, y el objetivo de la jaula era el de ofrecer al bebé los beneficios de la vida al exterior, pero dentro de casa.

En esa época se decía que era beneficioso que los bebés pasaran tiempo fuera. Ahora se sigue diciendo, porque ciertamente es recomendable que les dé el sol, que respiren aire del exterior, que no pasen mucho tiempo encerrados, que se estimulen, etc.

El problema es que dejar a un niño en un aparato que cuelga de una ventana, por muy seguro que sea, no lo veo. No lo veo yo ahora y supongo que poca gente lo vio en aquella fecha, porque el invento no triunfó.

Jaula para niños 2

La diseñadora, sabedora de que en términos de salud se les decía a los padres que al aire libre tendrían mejor salud, y conocedora de que cada vez había más familias viviendo en pisos donde no había balcones ni terrazas, e que incluso podían quedar lejos de los parques para que los bebés y niños jugaran, pensó que podría ser buena idea hacer un añadido al piso abriendo la ventana y posibilitando que los niños pudieran estar fuera.

De hecho, estaba tan convencida en su invento que hasta añadió al asunto unas cortinas y fundas para que, si el niño se dormía, estuviera a salvo del viento u otros agentes meteorológicos.

En fin, creo que viendo las fotos y pensando en aquellas personas que viven en un cuarto o quinto piso llegamos todos rápido a la conclusión de que la jaula para bebés da más miedo que otra cosa y que pocos padres nos atreveríamos a hacer algo así con nuestros hijos (y ojo, que a más de un bebé seguro que hasta le gustaría).

Más información y Fotos | Huffingtonpost En Bebés y más | Body Mopa, Soporte para Biberón Manos Libres, Partos más fáciles gracias a la fuerza centrífuga

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos