Compartir
Publicidad

¿Qué poner en el tupper para la comida del cole?

¿Qué poner en el tupper para la comida del cole?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una situación como la crisis actual ha hecho que muchas familias, o para ahorrar dinero o para conseguir una mejor dieta que la que ofrecen los comedores escolares, opten por prepararle a los niños una tartera en casa y que se lleven la comida desde casa. Pero, ¿qué debemos poner en el tupper pra la comida del cole?

También esto se lo han planteado nuestros compañeros de Directo al Paladar, grandes expertos en gastronomía, que han buscado soluciones que os animamos, también, a leer.

Primera recomendación del tupper: que sea comida que le guste al niño

Tanto en Bebés y más como en nuestro blog hermano, Peques y más, nos hemos encontrado con este planteamiento cada vez más extendido: que los niños se lleven la comida desde casa. Y vamos a reflexionar sobre la mejor manera de hacerlo. Y la primera cuestión es esta: que sea comida que de verdad le guste al niño.

A pesar de que, por supuesto, una alimentación equilibrada se consigue más facilmente comiendo la mayor variedad posible de alimentos, no nos engañemos, nadie come de todo. Por eso mi primer consejo es este: poned comida que le guste al niño. No usemos la hora de la comida en el colegio para que coman espinacas, merluza o filetes de hígado si no les gustan. No es el momento, ni es necesario que coman de todo de todas maneras.

Lo primero, ninguna cultura come todos los alimentos nutritivos posibles (¿cuantos de vosotros os comeríais un buen platazo de hormigas fritas o de algas?). Lo segundo, casi nadie, dentro de los alimentos aceptados por su cultura, disfruta de todos los alimentos, ni le sientan bien, ni le apetecen. Ni los niños, ni nosotros.

Existe una especie de obsesión por que los niños coman de todo y lo considero un error. Hay que buscar que amplien su menú, que prueben todo, que tengan, y eso si es indispensable, todos los nutrientes. Pero fuera de casa no es el momento de obligarles a comer algo que no les gusta, o peor, que les da asco, ni para ponerles más cantidad de la que normalmente se comen.

Asi que aprovechemos la gran ventaja que ofrece el llevarse la comida desde casa en el tupper: pongamos cosas que les gusten y eduquemos su paladas nosotros en casa, que es nuestra obligación como padres ocuparnos personalmente de este tema, y no dejárselo a unas monitoras del comedor que ni conocen a nuestros hijos como nosotros ni quizá tengan los conocimientos de psicología infantil que desearíamos.

No es que yo diga que las cuidadoras del comedor no sean buenas profesionales, o no tengan la cualificación adecuada, que no lo digo. Habrá algunas bordes de esas que presionan a los niños para que se lo coman todo de forma un poco desagradable, que serán las menos seguro.

Pero, sea como sea, su obligación no es educar a nuestros hijos en la mesa, sino cuidarlos para que coman sin problemas, ayudarles si lo necesitan y ser cariñosas para que se sientan bien acogidos. Nada más. Lo de que coman de todo o de casi todo es cosa nuestra.

Sin embargo, antes de pasar al siguiente punto quiero aclarar algo: que pongamos comida que le gusta al niño en el tupper para el colegio no significa que le tengamos de dar alimentos insanos. Su dieta tiene que ser equilibrada, con todos los nutrientes y fundamentalmente cocinada con productos frescos, y si son de producción local o ecológica, mejor. Veamos ahora algunas opciones de platos para el tupper escolar.

Cuestiones prácticas a tener en cuenta sobre los tupper para el cole

La atención que se ofrece a los niños que llevan su comida propia al colegio es sencilla: les calentarán los tupper en el micro si es necesario y les pondrán el servicio de mesa. Solo nos tenemos que ocupar de la comida. Auque lo cierto es que nos preguntamos, y lo hacen también nuestros compañeros de Directo al Paladar, si es correcto que te cobren por llevar tu propia comida al colegio.

No estoy muy segura que los 3 euros diarios que se dice que se va a cobrar no sean excesivos. Si pienso que eso supone 60 euros al mes más lo que gastemos en comida el ahorro va a ser bastante escaso, sin embargo, yo sigo siendo partidaria de los tupper, pues podemos garantizar calidad y disfrute de la comida.

Tenemos tres opciones para ponerles la comida: usar tupper y que se los calienten (es necesario comprar tupper sin BPA), usar tupper y meterlos en bolsas térmicas que conserven la temperatura o ponerles la comida en termos. Las tres son válidas.

¿Qué poner en el tupper para el cole?

La cuestión es, ante todo, poner en el tupper del colegio platos que vayan a resultar fáciles de comer para los niños y lo más completos posible, aunque si falta algún nutriente podremos compensarlo en la cena o en la merienda.

Mi consejo es poner un plato único. Así el niño no tiene que ir cargando con muchos cacharros y puede comer más sencillo. También es importante, creo, que el plato sea facil de comer, que no tenga huesos ni raspas que apartar.

Son ideales los platos de cuchara: legumbres de todo tipo guisadas con verduras (garbanzos, judías blancas y rojas, lentejas), menestras de verduras, estofados con mucha verdura que incluyan carne o pollo o pescados sin raspas, patatas guisadas. Son platos que podemos hacer muy sabrosos, adpatarlos a nuestro bolsillo y que llenarán de energía a los niños.

También podemos incluir pasta: macarrones, spaguetti y todas las variedades. Hay miles de recetas de pasta posibles: con salsas de verduras caseras trituradas, con jamón, carne, atún o pollo. La pasta es un plato único también de éxito asegurado. Sería bueno tratar de ir cambiando los hábitos y usar pasta integral, mucho más sana y alimenticia.

El arroz es otro básico para el tupper. El arroz, cocinado con un sofrito, estilo chino, con verduras, en paella o caldoso. Las posibilidades son infinitas y acepta perfectamente verduras y proteínas. También podemos, si les gusta, usar quínoa o amaranto, que son riquísimos en proteínas.

Otros días ponemos usar tortillas con muchos ingredientes, purés de patatas cubiertos de un sofrito sabroso, tartas de verduras y carne y empanadas, para variar.

Estos platos los podemos complementar con una ensalada, fruta, postres caseros y frutos secos, dependiendo del apetito del niño y sus preferencias. Pero, repito, lo que no vaya a comer a esa hora lo tendremos que complementar luego, no tiene sentido ponerles más cosas de las que realmente van a tomar.

La cuestión es que podemos aprovechar el tupper para que nuestros hijos tomen comida casera, sana, rica y que les guste, en la cantidad que cada uno necesita y respetando las preferencias o costumbres de cada familia, sea por gustos o por cuestiones religiosas, culturales, nutricionales, ideológicas o filosóficas.

Espero que estos consejos os sirvan para haceros más sencilla la preparación de los tupper de comida para el colegio y que vuestros hijos disfruten y estén bien alimentados.

En Bebés y más | ¿Cómo debe ser el menú del comedor escolar? , ¿Saco a mi hijo de la guardería?, ¿Sabemos lo que comen los niños en el colegio?, Prevenir la obesidad desde la escuela

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos