Compartir
Publicidad

Por qué no calentar la leche para el bebé en el microondas no es la mejor opción

Por qué no calentar la leche para el bebé en el microondas no es la mejor opción
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tanto en el caso de los bebés amamantados como en el de los bebés que toman leche artificial, hay momentos en los que la leche hay que calentarla. Si el bebé está llorado, la tentación es siempre la de utilizar el método más rápido, que es el microondas, aunque su uso está desaconsejado tanto si hablamos de leche materna como si hablamos de leche artificial.

¿Por qué calentar la leche artificial?

Es probable que muchos os estéis preguntando por qué calentar la leche artificial, si una vez preparada se le da al bebé y lo que sobra hay que tirarlo. La respuesta la tenéis en esta entrada en que os contamos hace unos días que el modo más recomendable de preparar un biberón es cuando el agua está a una temperatura de entre 70 y 90ºC, porque el polvo de la lata no es estéril y en algunas ocasiones puede contener patógenos que, en los bebés prematuros o con bajo peso, pueden hacer mucho daño.

Como el método de preparación es relativamente tedioso, porque una vez se llega a los 100ºC de temperatura (cuando hierve) hay que esperar entre 5 y 30 minutos para hacer la mezcla (para que el agua esté entre 70 y 90ºC), la OMS deja abierta la posibilidad de preparar los biberones antes de dormir, enfriarlos rápidamente poniéndolos con agua fría, y meterlos en la nevera. Es entonces cuando, en el momento en que el bebé quiere comer, lo sacamos de la nevera y lo ponemos a calentar.

Calentar la leche artificial en el microondas

El bebé empieza a llorar, vas a la nevera a por la leche y piensas en la manera más rápida de calentarla: ¡el microondas! Tienes razón, es el modo más rápido de lograr que no este frío, sin embargo, es el más peligroso.

No se recomienda calentar la leche artificial en el microondas porque uno nunca sabe qué saldrá de ahí. En ocasiones el envase está muy caliente y el líquido no tanto; a veces sucede lo contrario, que calienta mucho el líquido y al tocar el envase parece que está más frío de lo que está en realidad, y volvemos a calentar un poco más. Y a veces incluso nos echamos unas gotitas en la muñeca y la notamos fría, y resulta que, como el calentamiento no es uniforme con el microondas, puede haber puntos calientes que pueden quemar al bebé.

Por este motivo, por el riesgo de quemaduras en la boca, lengua y tubo digestivo, no se recomienda calentar la leche artificial en el microondas.

Calentar la leche materna en el microondas

Cuando una madre se extrae la leche porque está haciendo lactancia diferida, o porque está complementando la lactancia materna con su propia leche extraída, o bien porque se va a trabajar y se la tiene que dar al bebé otra persona, o bien la congela, o bien la guarda en el frigorífico.

En ambos casos hay que acabar calentándola para que el bebé se la pueda tomar, y de nuevo, si está llorando, uno busca el método más rápido, piensa en el microondas, y de nuevo no es la mejor opción. No lo es por la misma razón: calentar la leche materna en el microondas puede producir quemaduras en el bebé.

Pero además no lo es porque con el microondas es más fácil calentarla por encima de lo ideal, y cuando la leche materna se calienta demasiado (ya sea con microondas, ya sea de otra manera), pierde muchas células inmunológicas (defensas), y aunque no se modifican los nutrientes y sigue siendo el mejor alimento posible, es una pena que se pierdan de ese modo las defensas.

¿Cómo calentar entonces la leche?

El mejor modo de calentar la leche materna y la lecha artificial es por contacto: poner el envase en el que el bebé se va a tomar la leche en contacto con algo caliente, normalmente agua. Entonces, para el agua sí se puede utilizar el microondas: se calienta agua en un recipiente (en microondas o en una cazuela al fuego o en la vitro) y una vez el agua está caliente se introduce el envase con la leche.

La temperatura a alcanzar es a gusto del consumidor, o sea, del bebé. No hace falta que esté caliente, porque puede gustarle templada o fresquita, pero si le gusta calentita siempre tendremos que comprobar que no llegue a quemar (de nuevo, si nos pasamos, podemos quemarle y, en el caso de la materna, pueden perderse defensas).

Foto | iStock
En Bebés y más | Cómo almacenar, refrigerar y descongelar la leche materna, Consejos para almacenar la leche materna en verano, ¿Hay algún peligro por utilizar el microondas para calentar la comida de los niños?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos