Compartir
Publicidad

Niños que suben o bajan de peso en verano

Niños que suben o bajan de peso en verano
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Al igual que nos sucede a los adultos, los niños en vacaciones cambian sus rutinas habituales. Ellos están más relajados, nosotros solemos ser más flexibles con los horarios, y como es normal, estos cambios repercuten también en la alimentación de nuestros peques. Hay niños que suben o bajan de peso en verano.

Un helado por aquí, una hamburguesa por allí, refrescos, bocadillos a deshoras, comemos fuera de casa con más frecuencia. Aumenta el consumo de calorías y cuando nos queremos acordar al niño ya no le caben los pantalones que habíamos llevado. Es muy normal coger unos kilos de más en vacaciones, qué os voy a contar.

Por el contrario, también hay niños que realizan una actividad física muchos más intensa que durante el resto del año, y bajan de peso. Puede que necesiten comer más para compensar el gasto de energía, pero son niños que lo que consumen lo gastan, y al finalizar el verano podemos verlos mucho más estilizados. Suelen ser niños esos niños que pegan el estirón en verano.

También es posible que el calor les haga perder el apetito, o que estén tan entretenidos en sus juegos que hasta se les pase la hora de comer. Mis hijas mayores bajan a la piscina de la urbanización y piden comer cuando el rugido de las tripas les avisa que ya son las 5 de la tarde.

Relajar las rutinas no es malo. Es necesario tener unos días al año en los que (casi) todo esté permitido, siempre que sea saludable. No pasa nada por comer algo "peor" o darse algún gustillo, pero dentro de un orden que luego permita volver a la rutina habitual sin traumas. No hay alimentos prohibidos, sino un consumo responsable.

La clave está en procurar disfrutar de las vacaciones sin sufrir una gran variación de peso. Intentar llevar una alimentación similar a la que tiene en casa, con tentempiés saludables, evitando el exceso de grasas y comidas demasiado copiosas. Así como fomentar la práctica de ejercicio, más no sea un paseo diario, una caminata, o montar en bici.

Por su parte, si veis que el niño realiza mucho ejercicio, compensar con alimentos energéticos como hidratos de carbono, cereales, un completo desayuno, y meriendas saludables.

Qué tal vuestros hijos de vacaciones, ¿han subido o bajado de peso en verano?

Foto | Stephanie Precourt en Flickr En Bebés y más | ¿Qué hacemos con las rutinas en verano?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos