Sigue a Bebesymas

Niños a los que no les gusta la leche

No son muchos los niños a los que no les gusta la leche, pero tampoco podría decir que pueden contarse con los dedos de una mano, porque sí son unas cuantas las madres que, en la consulta de enfermería, me responden, a la pregunta de “cuántos lácteos toman al día”, que no hay manera de que beban leche porque no les gusta.

Algunos de estos niños son bebés que después de tomar leche materna se han negado a cambiar la leche de mamá por la leche de vaca y otros son niños que, a medida que han ido probando nuevos alimentos, han ido dejando el biberón blanco en el olvido, como ese alimento que antes tomaban a todas horas y que ahora ya han aborrecido. En casos así la mayoría de madres pregunta: “¿Qué hago? ¿Qué le puedo dar si no le gusta la leche?

La leche no es un alimento imprescindible

Si un niño no quiere tomar leche se pueden hacer varias cosas para tratar de que tome alimentos sustitutivos, pero antes de hablar de ello es necesario explicar que la leche no es un alimento imprescindible. Sé que la leche siempre se ha tenido sobre un pedestal, como ese alimento sin el cual podríamos morir, pero no hace falta más que aplicar la lógica para darnos cuenta de que se puede vivir perfectamente sin leche.

Lo primero a tener en cuenta es que hay mucha gente que no la tolera y mucha gente que directamente es alérgica a ella. Los intolerantes pueden serlo de manera más o menos moderada o grave, habiendo gente que puede beber un poco y gente que realmente no puede beber nada.

Ser intolerante a la lactosa o alérgico a las proteínas de la leche de vaca es algo molesto para los niños y también para los padres, porque hay que andar siempre con mil ojos para que no tomen lo que no deben, pero el hecho de no tomar leche no hará que sus vidas corran peligro ni que tengan graves carencias nutricionales, porque hay muchos otros alimentos que pueden ofrecer lo mismo que la leche.

Lo segundo que se debe tener en cuenta es que hay culturas que no crían vacas, ya sea porque no hay costumbre o ya sea porque el clima no lo permite, y el nivel de salud de la población es elevado, pese a no tomar leche.

Los derivados lácteos también cuentan como leche

Si a pesar de lo que he comentado (la leche no es imprescindible, como no lo es ningún alimento), los padres prefieren que sus hijos tomen lácteos, hay muchas alternativas a la leche, siendo los más cercanos y típicos los derivados lácteos como el yogur y el queso.

Cada mililitro de yogur que se coma un niño equivale en la cuenta de lo recomendado a un mililitro de leche. Es decir, normalmente se recomiendan unos 500 ml. de leche diarios. Pues si un niño come dos yogures al día ya ha tomado la mitad de lo recomendable. Si luego come un poco de queso ya estará acercándose a ese medio litro que se recomienda (pero que, como he dicho, no es imprescindible).

Además, si la cuestión es de sabor, puede ofrecerse leche de otros animales mamíferos como la de cabra y la de oveja o bien añadir a la leche de vaca un poco de sabor con azúcar, cacao en polvo, etc. Mis hijos, por ejemplo, no suelen beber leche porque no les hace demasiada gracia, pero si les das unas galletas o unos cereales para acompañarla, no te dicen que no.

Otros preparados vegetales

También pueden comprarse en los supermercados preparados de vegetales que reciben el nombre de leche, pese a que no lo son, claro. La leche emana de unos pechos mamíferos y los vegetales, por ahora, no tienen pechos (ni son mamíferos).

Los más conocidos son la leche de almendras y la leche de soja, yo diría, y de estos dos, el único que podría utilizarse como sustituto de la leche de vaca es el segundo, porque suele enriquecerse con calcio y otros elementos que hacen que se asemeje en composición a la leche de vaca.

De ese modo, cuando alguien pregunte por “de dónde va sacar el calcio este niño, si no toma leche”, se puede responder que la leche de soja lleva el mismo calcio que la de vaca. De todos modos, fuentes de calcio hay muchas más allá de la leche, por eso ningún alimento es imprescindible.

Foto | Cedar Summit Farm
En Bebés y más | Consejos para el niño que no quiere tomar leche, Los lácteos en la alimentación infantil: la leche de vaca, Que no, que la leche de vaca no produce mocos

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

10 comentarios