Síguenos

Menú semanal tres a cuatro años

Dentro de nuestro Especial sobre Alimentación infantil continuamos con nuestra serie de ejemplos de menús. Hoy toca ocuparnos del menú semanal para niños de tres a cuatro años.

A esta edad el niño ya debería comer en trozos y comer de todo. Ya se han incorporado todos los alimentos a su dieta por lo que la prioridad ahora es que vaya conociendo nuevos sabores.

Una dieta equilibrada para un niño de tres años debe incluir lácteos, cereales, carnes, verduras, frutas y en menor proporción, grasas y azúcares como se muestra en la pirámide de alimentos.

Se puede decir que es una etapa de consolidación en la relación del niño con los alimentos, por lo que es fundamental ofrecer variedad de alimentos y hacer del momento de la comida un momento agradable, sin agobios ni estrés.

A los tres años es normal que lo niños presenten altibajos en el apetito (a esta edad y a cualquiera). Puede que una semana coman mucho más que otra, o que acepte un alimento y que a los días lo rechace. Si esto sucede no tenéis que forzarle a que coma o a que pruebe algún alimento, simplemente respetad sus ritmos y tenedle paciencia. Es probable que pasados unos días vuelva a aceptarlo y a comer al ritmo de antes.

A los tres años se pueden comenzar a ofrecer frutos secos, uno de los alimentos más alergénicos, pero según la AEP (Asociación Española de Pediatría) hasta los cinco o seis años no se les deben dar los frutos secos enteros por el riesgo de atragantamiento.

En el momento de ofrecer los frutos secos por primera hay que estar muy atentos por si pudieran desencadenar una reacción alérgica. También es importante que los mastiquen muy bien y en pequeñas cantidades, o triturados, o en forma de cremas, o mezclados con otros alimentos (yogur, sopa, ensalada..) para ir comprobando la aceptación a estos nuevos alimentos.

Comer en familia

Uno de los aspectos más importantes de la alimentación a partir de los tres años es el social. Es muy importante que el niño comparta la mesa familiar y que vaya adquiriendo buenos modales y un buen comportamiento en la mesa, aunque siempre de forma natural y sin agobios.

Ya es capaz de comer en las mismas condiciones que el resto de la familia, así que con mucha paciencia tenemos que enseñarles a usar los cubiertos correctamente, colocarse la servilleta, esperar a los demás antes de empezar a comer y demás normas que tengáis en casa.

Es esencial transmitirle que la hora de la comida es un momento placentero, de comunicación familiar, sin interrupciones (televisión, teléfono) y los padres debemos predicar con el ejemplo.

El menú del niño, dado que ya puede comer de todo y en trozos, es el mismo que el del resto de la familia.

A partir de los tres años es probable que el niños empiece a comer en el colegio donde recibirán una dieta equilibrada que debemos complementar en casa.

Un menú saludable para los niños de tres a cuatro años

El menú que veis es un ejemplo orientativo, por lo que no es necesario seguirlo al pie de la letra. Podéis reemplazar los alimentos de la comida por los de la cena o cambiar las raciones si alguna no le apetece. Lo que henos querido enseñar es un ejemplo de alimentación equilibrada y variada en sabores.

El desayuno es la comida más importante del día y debe cubrir al menos el 25 por ciento de las necesidades nutritivas del niño. Debe incluir lácteos, frutas y cereales, ni demasiado azucarados ni de chocolate, preferiblemente una mezcla de cereales que incluya cereales integrales. Igualmente, el pan debería ser rico en cereales o integral. Con respecto a las galletas, evitad las de chocolate o demasiado azucaradas. Las más recomendadas son las tipo Digestive o María.

El menú incluye cinco raciones de carne semanales (ternera, pollo, conejo, pavo, cordero, cerdo), siempre partes magras, y tres raciones de pescado, alternando pescado azul (sardina, salmón, boquerón) y pescado blanco (merluza, lenguado, bacalao).

Se han incluido cinco raciones diarias de frutas y verduras, una en cada comida, aunque obviamente para los niños de tres años las raciones son más pequeñas que para los adultos.

El menú se complementa con lácteos y sus derivados (yogures, quesos, natillas), con un consumo recomendado de medio litro diario, así como de cereales y legumbres, proteínas de origen vegetal con aporte de fibra e hidratos de carbono.

A la hora de cocinar los alimentos debemos evitar cocinar con demasiado aceite, reemplazando las frituras por la cocción a la plancha o al horno. En el caso de freir algún alimentos, usaremos aceite de oliva.

Por último, hay que recordar la importancia del consumo de agua en la dieta infantil así como de zumos de frutas naturales, evitando los zumos envasados con azúcares añadidos y prefiriendo los de frutas naturales exprimidas.

El menú semanal para niños de tres a cuatro años es un ejemplo orientativo que os ayudará a ofrecer a vuestros hijos una alimentación variada. Podéis agrandar la tabla para imprimir haciendo click en la imagen de arriba.

En Bebés y más | Especial Alimentación infantil: recetas para niños a partir de tres años, Especial Alimentación infantil: recetas para niños a partir de tres años (II)

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios