Sigue a Bebesymas

menubebes1a2

Hoy, dentro de nuestro Especial sobre Alimentación Infantil en Bebés y más, llega el momento de seguir con nuestra selección de menús para los pequeños, esta vez se trata de un menú semanal para niños de uno a dos años.

Empiezo invitando la los lectores a visitar el artículo sobre Recomendaciones para la elaboración del menú infantil para niños de entre uno y dos años y recordando que las cantidades serán pequeñas, priorizando verduras y cereales o legumbres, haciendo que las raciones de proteína animal no sean excesivas, pues el objetivo es una nutrición equilibrada, no cantidades, sino variedad..

Un menú para toda la familia

Ya os hemos ofrecido unos modelos de menús semanales para niños de 9 a 12 meses y para los más chiquitines, los de 6 a 9 meses. Ahora, nuestro objetivo durante el segundo año de vida, es incorporar plenamente al niño a la mesa familiar, pero siempre, obviamente, respetando las normas de introducción de alimentos y poniendo especial atención a los más alergénicos.

Hacer la misma comida para todos, cubriendo todos los nutrientes necesarios y ofreciendo una dieta variada pero también atractiva es importante. Además, el no hacer comida diferente para los niños hace que cocinar sea más sencillo y no tengamos la necesidad de acudir a preparaciones industriales.

Pero si es importante que las hamburguesas sean caseras y hechas con carne recién picada y con poca grasa y que las croquetas sean también hechas en casa, no usemos precocinados ni preparados industriales, pues incluyen excesos de grasa, sales y conservantes.

Eso si, pensando en que los platos van a comerlos los niños hay algunas normas básicas que vamos a seguir durante este año: no hacer los alimentos fritos (croquetas, hamburguesas y pescados se pueden tostar en el horno, al menos para el niño), no usar exceso de aceite, ni de sal, ni condimentos irritantes (si queremos los añadimos luego, apartando antes la comida del niño) y no usar en las legumbres tocino, ni morcilla ni chorizo, y, si ponemos carne de cerdo, que no sean partes con trozos de grasa visibles.

Otra recomendación general es ser generosos con las verduras y buscar la mayor variedad posible: en legumbres, arroces y guarniciones, añadidlas (nabo, puerro, cebolla, patata, zanahoria, apio, chalota, brócoli, calabaza, guisantes, judías verdes, pimientos de varios colores, col y lombarda).

Debo destacar que el menú que podéis leer arriba sería para el final del primer año de vida, pues aparecen algunos alimentos que, al principio vamos a substituir por otros más adecuados. Vamos por partes: lácteos no adaptados, huevos y pescado azul.

Las frutas que os proponemos son solamente orientativas y deberemos cambiarlas según la temporada, siempre con atención cuando usemos las nuevas y más si son especialmente alergénicas. Melocotones y albaricoques se pueden ofrecer a partir del año, con precaución, y las frutas rojas no es conveniente usarlas antes del año y medio, pero si esperamos a los dos años no pasa nada. Lo que no debemos usar son frutos secos y cuidar también, si compramos preparados, que no los incluyan camuflados.

Alimentos que se incorporan a partir del año

La leche que mencionamos en el desayuno es innecesaria si el niño toma leche materna. De hecho, lo deseable es que siga siendo amamantado hasta los dos años de vida y la leche sigue siendo lo más importante que va a tomar, por tanto, a libre disposición, a cualquier hora. La leche que tome el niño no amamantado deberíamos dársela del mismo modo, no siendo necesario usarla solo en las comidas, aunque habrá que adaptarlo al apetito de cada niño.

De todos modos, para los niños amamantados y para los otros también, a partir del año, los lácteos ya serán perfectamente de vaca o cabra.

Las preparaciones lácteas que proponemos para los postres serán menos necesarias en los niños amamantados, pero pueden catarlas. El yogurt sería una buena forma de empezar a introducir la leche de vaca, pero siempre mejor casero y sin prisa, pues vamos a introducir también el huevo y no sería conveniente introducir a la vez los dos productos, sino separarlos, un mes empezar con la leche de vaca, al siguiente el huevo. Cuando tengamos bien clar que ni la leche ni el huevo por separado le causan efectos negativos, podemos darles un poquito (un par de cucharadas) de flan y natillas, siempre que sean caseras.

El otro alimento que introduciremos a partir del año es el huevo. Será por el que empezaríamos, haciendo primero el huevo cocido y dándole solo la yema (hacedlo los días que los demás comen tortillas para ir a la par). Luego, cuando estemos seguros de que tolera bien la yema introduciremos la clara, más alergénica, aproximadamente quince días después de la primera prueba. Más adelante, siempre sin añadir mucha grasa, solo unas gotas en una buena sartén, podremos ya usar las tortillas que coman los demás.

Antes de los 18 meses no les daremos el pescado azul, como explico a continuación.

Alimentos que se incorporan a partir de los 18 meses

A los 18 meses nuestro hijo ya podrá comer de todo lo que aparece en el menú. Hasta los 18 meses cuando aparezca pescado azul (salmón y boquerones hemos propuesto) no se lo ofreceremos al niño, cambiándolo por un poco de pescado blanco cocido con una cucharadita de aceite de oliva. A partir del año y medio ya le podremos ofrecer el pescado azul, una semana uno, otra otro, poniendo atención a las posibles reacciones alérgicas y eligiendo piezas sin peligro de exceso de mercurio.

Objetivo a los dos años: compartir las comidas

Durante este segundo año de vida el niño se incorpora a la mesa familiar pero siempre sin forzarlo con los nuevos alimentos o preparaciones y tampoco con las cantidades. Es importante tener en cuenta eso y nunca obligarles a comer, ni angustiarnos, sino ofrecerles la posibilidad de ir descubiendo sabores y el placer de una comida en familia. Paciencia y buen humor son fundamentales para conseguir el objetivo.

Nuestro menú para niños de entre uno y dos años es una guía en la que podéis apoyaros, pero os dejamos algunas recetas más que podéis incorporar pensadas, también, para que las disfruten mayores y pequeños.

En Bebés y más | Recomendaciones para la elaboración del menú infantil: de 6 meses a 1 año, Menú semanal para bebés de 9 a 12 meses

Deja un comentario

Ordenar por:

9 comentarios