Compartir
Publicidad

Bebés tragones podrían tener mayor predisposición a la obesidad

Bebés tragones podrían tener mayor predisposición a la obesidad
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El apetito es un elemento clave a tener en cuenta en relación a la alimentación del niño. Según investigadores británicos, los bebés que tienen mayor apetito crecen más rápido y aumenta su riesgo de desarrollar obesidad en la infancia.

Al igual que hay adultos más ávidos por la comida, también hay bebés que muestran más interés por la comida que otros. Lo que sugieren las conclusiones de dos estudios llevados a cabo sobre el tema es que los bebés tragones podrían tener mayor predisposición a la obesidad.

La obesidad no radica solamente en esta causa, evidentemente, pero sí es un signo del que estar pendientes si el bebé se muestra demasiado desesperado por la comida.

Son bebés cuyo mecanismo de saciedad, influenciado por los genes, funciona de forma que no reduce el impulso de comer. Se sienten menos satisfechos por lo que si tienen comida a su disposición pueden seguir comiendo sin saciarse.

En el primer estudio participaron casi 800 gemelos no idénticos del mismo sexo nacidos en Reino Unido para valorar sus respuestas a la comida, el impulso de comer en respuesta a ver u oler comida, y la respuesta de saciedad, el deseo de comer en respuesta a los desencadenantes de saciedad del cuerpo.

A los 6 meses de edad, el gemelo que más respondía a la comida pesaba en promedio, 0,63 kilos más que el otro gemelo. A los 15 meses, la diferencia era de casi 1 kilo más.

Por su parte, el segundo estudio medía el riesgo de obesidad mediante la observación de 28 genes relacionados. Los niños con las puntuaciones más altas eran propensos a tener un mayor índice de masa corporal. Además, estos niños eran más propensos a tener unas respuestas bajas a la saciedad.

Los investigadores remarcan que años atrás, cuando los niveles de obesidad no eran tan elevados como ahora, también había personas genéticamente predispuestas a un mayor apetito, lo que cambia hoy en día es el entorno.

¿Tu bebé siempre tiene apetito? No se trata de esconderles ni restringirles la comida a los bebés tragones, no hay que obsesionarse, pero sí tomar ciertas medidas para mantener una alimentación sana.

Por ejemplo, es preferible que coman varias raciones pequeñas a lo largo del día que hacer dos comidas copiosas y encima quieran comer a todas horas. También ofrecerles refrigerios saludables como frutas o verduras en lugar de alimentos procesados cuando demuestren necesidad de comer.

Vía | Medline Plus Foto | bradleygee en Flickr CC En Bebés y más | Niños que duermen menos de diez horas, mayor riesgo de obesidad

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos