Sigue a Bebesymas

agua y color

Estamos descubriendo la ciencia a los niños de la casa con nuestros talleres, y vamos a continuar experimentando con el agua.

En nuestras entregas anteriores del taller de ciencias hemos aprendido a hablar balleno mientras descubríamos como se mueve el sonido en el agua, hemos aprendido que las cosas están hechas de trocitos muy pequeños que no podemos ver y que se mueven, hemos aprendido que esos trocitos tienen tamaños diferentes y que eso hace que la suma de uno más uno no siempre de dos en las mezclas de materiales diferentes. También hemos aprendido que el agua dulce tiene menos densidad que la salada y que un globo puede convertirse en un imán que atrapa gotitas. Pues hay mucho más que podemos descubrir haciendo experimentos con agua para los niños.

Trabajar con el agua permite descubrir con los niños muchas de las propiedades de la materia y jugar con ellas con asombro y diversión. Por eso vamos a exprimirla hasta que sea bien conocida por ellos y aprendan, a través de los experimentos, conceptos como la densidad, el volumen o los cambios de estado. ¿Dispuestos a seguir buceando en los talleres de ciencias?

llenando un vaso

Movimientos invisibles

Lo que vemos es solamente una parte de la realidad y, como ya les hemos adelantado a los niños en los experimentos anteriores, hay cosas que suceden sobre las que nos podemos preguntar. En este experimento descubriremos unos movimientos invisibles que produce el calor.

Vamos a necesitar tres vasos de cristal, agua del grifo, una nevera y un poco de tinta o colorante alimentario. Los niños pueden ser protagonistas de este experimento y les gustará a partir de los cuatro años. Nosotros tenemos que estar, de todos modos, atentos para que no les caigan los vasos y seremos los que manipularemos el vaso con agua caliente para evitar que se quemen.

Primero llenaremos uno de los vasos con agua y lo meteremos en la nevera durante un par de horas. Cuando esté muy frío lo sacaremos y lo pondremos en nuestra superficie de trabajo.

Llenaremos otro vaso con agua a temperatura normal y el tercero, con mucho cuidado, con agua del grifo caliente a máxima temperatura.

Entonces echaremos unas gotas de la tinta o el colorante en el primer vaso viendo como se queda casi inmóvil la mancha, llevándolos también a nuestra mesa de científicos.

Pondremos las mismas gotas en el vaso de agua ni fría ni caliente y observaremos el efecto. La expansión de la mancha tendrá una velocidad intermedia, pero seguimos sin saber la razón hasta que revolvamos vigorosamente con una cuchara y podamos verificar que entonces el tinte se extiende con rapidez.

Luego, echaremos otras gotas en el vaso de agua caliente y podremos ver como se extiende el color con rapidez. La respuesta al misterio puede que tarde en llegar, pero, si los niños saben, después de nuestras experiencias anteriores, que el agua no es una cosa solamente, sino que la forman pequeñas partes, entenderán que tanto la cuchara como el calor las están moviendo haciendo que la substancia que añadimos se extienda por ella.

El agua fría no se mueve, pero las moléculas de agua caliente están agitándose por causa del calor, y extienden la tinta igual que cuando lo hacemos nosotros con una cucharilla.

Podemos, para terminar, preparar un par de vasos de leche, uno frío y otro caliente, con cacao y veremos como, en la leche caliente, se disuelve con mucha más facilidad que en la fría. Ya veréis como dejan pasmados a todos cuando les expliquen la razón de los movimientos invisibles en la merienda.

manchas de color

El agua no es solo agua

Nuestro segundo experimento del taller de ciencias de hoy nos va a descubrir que el agua que bebemos no es solamente agua, sino que tiene cositas invisibles disueltas en ella.

Vamos a necesitar dos vasos de cristal que estén nuevecitos, sin rayaduras, agua del grifo y papel de cocina. Este experimento es muy sencillo, y, aunque siempre tenemos que estar atentos para que no se les caigan los vasos de cristal, ellos pueden realizar todas las operaciones sin ayuda.

Llenaremos dos vasos de agua y los dejaremos reposar cinco minutos. Luego, tiraremos el agua al fregadero o a otro cacharro para no desaprovecharla. Uno de los vasos lo limpiaremos a fondo frotando con el papel de cocina y el segundo dejaremos que se seque al aire.

Al cabo de un rato observaremos ambos vasos a la luz. El que limpiamos estará transparente completamente pero el segundo tendrá pequeñas manchitas, donde las gotas de agua que quedaron al vaciarlo se fueron evaporando y dejando los residuos de los minerales que venían disueltos en ella. Este experimento funcionará mejor si el agua es bastante dura, pero en cualquier lugar podemos observarlo aunque en algún caso puede que necesitemos una lupa.

La razón no se les escapará. El agua que sale del grifo no es solamente agua y lleva pequeñas partículas de otros materiales flotando invisibles en ella. Cuando el agua se evapora las deja depositadas en el fondo del vaso y sus paredes.

Os aseguro que van a estar preguntando sobre esos materiales, así que poneos a repasar los minerales que lleva el agua y a leer con ellos las etiquetas de las botellas de agua mineral.

Con estos dos experimentos con agua hemos enseñado a los niños que hay cosas invisibles, materiales y fenómenos, que puede que no veamos, pero que están y que podemos descubrir, e incluso entender. No será lo único que aprenderán con los talleres de ciencias en casa.

En Bebés y más | Taller de ciencias: experimentos con agua (II), Taller de ciencias: experimentos con agua (I)

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario