Síguenos

Sol Invencible

Mañana podemos celebrar una fiesta muy especial, la antecesora de las Navidades y una verdadera Natividad pagana: el Sol Invicto. Nosotros cada año hacemos una ceremonia y un festejo ese día, que ha tenido, históricamente, una enorme significación. Del mismo modo celebramos Samhain cuando vosotros celebráis Halloween o Todos los Santos.

Los niños disfrutan mucho de la fiesta de Sol Invicto y, si queréis, ya que mañana no terminará el mundo, podéis hacerla vosotros en casa, adaptándola libremente a gusto de vuestra familia. Vamos a hacer una fiesta infantil aprovechando esta fecha.

En nuestras Navidades paganas con los niños celebramos Sol Invicto con velas, oscuridad y luz, reflexión, despedidas y deseos de año nuevo. Con una comida alegre de celebración, juegos, abrazos, regalos y alegría. Una fiesta de la Vida que siempre se renueva. Os explico más adelante como lo hacemos en mi casa y como los niños participan.

La fiesta pagana de Sol Invicto

La fiesta pagana de Sol Invicto es el Solsticio de Invierno, el día más corto del año y, por tanto, la noche más larga. Parece que el Sol, padre de toda la vida terrestre y del que todos los seres vivos dependemos, estuviera muriendo, cada vez iluminando menos. Pero esta noche marca su renacimiento, su vuelta a la vida y su renovación.

Con el Sol Invicto (no vencido por la Noche eterna, por la muerte) e Invencible (no será nunca vencido, al menos mientras estemos los seres humanos en la Tierra, pues le quedan unos cuantos billones de años) todos podemos celebrar el nacimiento de ese Dios primigenio, solar y luminoso.

No en vano la Navidad, como bien ha explicado hace poco el Papa en un libro, no sucedió en estas fechas. Incluso aceptando como real el relato del Evangelio es lógico pensar que los pastores no pernoctarían en pleno invierno al aire libre.

La fecha de la Navidad se colocó lo más cercana posible a esta fiesta ancestral y pagana del Sol Invicto, Yule, nacimiento de Horus o de Mitra (dioses solares también con bastantes seguidores en por primeros siglos de la Era Cristiana). Jesús nace cerca del Solticio de invierno, como Dios naciente, simbolizando y absorviendo el significado de los nacimientos de los dioses más antiguos.

La fiesta de Sol Invicto comenzaba en el Solsticio y continuaba varios días hasta seguramente el equivalente a nuestro 25 de diciembre. Nosotros hacemos esta fiesta en el Solsticio, precisamente para poder hacer también la fiesta cristiana de Navidad con nuestros familiares que la prefieren. Pero, ¿qué sabemos de esta fiesta?

¿Qué sabemos de la fiesta de Sol Invicto?

Los romanos, el 17 de diciembre, comenzaban Saturnalia, siete días de celebraciones en honor de Saturno en las que se rompían esquemas sociales, se reunían las familias y se intercabiaban regalos. Culminaban el 25.

Además, a lo largo del Imperio, fue haciéndose oficial la fiesta de Sol Invicto, correspondiendo a la extensión del culto al dios solar oriental Mitra, que tenía muchos seguidores especialmente entre los soldados. Durante los dos primeros siglo de la Era Cristiana, la fiesta y el culto de Sol Invicto fue potenciado por los emperadores que intentaban unificar una religión común al Imperio, hasta finalmente, elegir el Cristianismo como aglutinador de los grupos paganos, gnósticos, orientalistas y cristianos que pugnaban por conseguir ofrecer ese sentimiento religioso común que parecía ser necesario en la época.

No sabemos mucho de la fiesta concreta de Sol Invicto, que incluíria los festejos propios de Saturnalia y el significado salvífico del culto a Mitra, con sacrificios, bautismo y un fuerte componente moral. El saludo y agradecimiento al Sol que volvía a alargar los días comenzaría, podemos inferir, la mañana siguiente al Solsticio, culminando el día 25, cuando se hace evidente el alargamiento de los días y se elegía como natalicio de los dioses solares.

Mi propuesta de Navidades paganas con los niños: Sol Invicto

Como os decía nosotros hacemos esta fiesta de Sol Invicto mañana por la noche, con el Solsticio. Decoramos la casa con flores rojas y adornos llenos de colores fuertes, y con muchas velas anaranjadas, amarillas y rojas, simbolizando la caída de la Luz.

Al atardecer encendemos todas las velas, de forma que la casa entera esté iluminada. Es el momento de despedir el ciclo que termina. Cada uno escribirá en un papel las cosas por las que está agradecido en este año, lo que ha aprendido y también aquello de lo que quiere despedirse y dejar atrás en su vida. Podemos ayudar a los niños a expresarlo con palabras si no saben escribir y hacerlo por ellos pues parte de la ceremonia posterior implica un papel con esas cosas explicadas. Les encantará hacerlo. De fondo, para darle a la fiesta más emoción, podemos poner música solemne.

En un caldero o una cazuela entonces quemaremos los papeles con los agradecimientos y las cosas que dejamos atrás, observando como se consumen en el fuego. Es un momento muy emocionante en el que sentiremos como los niños nos toman las manos y se impresionan gratamente de la magia del momento. Por supuesto, atención a sus reacciones, ellos son lo primero y ninguna programación debemos seguir llevándola adelante si se sienten incómodos.

Cuando todo esté preparado iremos, entre todos, ya sin música, apagando las velas hasta dejar la casa en total oscuridad (si a los niños les asusta, podéis dejar una pequeña luz, que no se va a ofender el dios). Unos minutos de silencio para reflexionar, tiempo de despedida y renovación de votos para el año que comienza.

Volvemos entonces a poner música, subiéndola poco a poco (¿qué tal la primera de Mahler?) e iremos encendiendo nuevas velas, blancas ahora, para simbolizar la nueva luz tan potente que ha regresado a llenar el mundo de vida y de fuerza. Muchas velas, para que parezca que el día se ha hecho.

La persona que conduce la ceremonia debería tomar la palabra entonces para expresar toda la alegía que nos ofrece la vida, el amor que compartimos, la ayuda que nos vamos a brindar unos a otros. La fiesta de Sol Invicto habla de la renovación, de los planes y deseos, de la posibilidad, incluso, de una vida eterna personal o general, para cada uno según sus creencias.

Es el momento de decirnos cosas hermosas los unos a los otros, sentidas y reales, recordándonos los lazos que nos unen y la confianza en que podemos conseguir nuestros sueños. Podemos, también, hacer un pequeño regalo a los niños, algo especialmente, que podamos compartir todos en la fiesta que comienza. Por ejemplo, un juego de mesa o de construcción que haremos juntos. Mañana. mi hijo Héctor y su amiga Aurora, mis invitados infantiles a Sol Invicto, recibirán un Pictionary, que va a darnos un buen rato en familia cuando finalice la fiesta.

Para terminar, cada uno puede escribir sus deseos para el año siguiente y sus propósitos, pues ningún deseo se cumple sin el esfuerzo y el empeño personal. Ese papel lo guardaremos bajo la almohada por la noche, para recordarlo, y podemos guardarlo todo el año. Os aseguro que mis deseos del año pasado en Sol Invicto se han cumplido.

Como no es cuestión de hacer un Taurobolio (matar un toro y bautizarnos con su sangre) como hacían los adoradores de Mitra, la cena puede ser como deseemos. Debería, si no somos vegetarianos, incluir carnes rojas o de caza y una bebida del color de la sangre. Nosotros, más que el vino especiado, prepararemos un ponche de leche sin alcohol con miel, canela, vainilla y colorante alimentario rojo con el que brindaremos por el Sol Invicto y el nuevo año.

Si sois capaces de pasar la noche en vela o de madrugar mucho, por la mañana, al amanecer, habría que ir a un sitio al aire libre para poder saludar al Sol Invicto, aunque a eso, lo confieso, o me comprometo.

Con esto termino mi propuesta para que mañana podáis uniros a nuestra celebración de Navidades paganas con Sol Invicto y que podáis hacer con los niños una fiesta sencilla pero llena de magia buena, la de ls deseos hermosos.

En Bebés y más | ¿Por qué bautizar al bebé?, Fiestas infantiles es casa, Organizar la fiesta de cumpleaños

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios