Sigue a

cocinar con niños

Muchas veces, cuando pensamos en la cocina y los niños, nos podemos llegar a poner de mal humor, sobre todo cuando una está con una sartén llena de aceite, una olla con arroz hirviendo que ya hace 2 minutos que se ha pasado y 3 niños hambrientos estirándote del vestido. ¿Quién no se ha encontrado alguna vez en esta situación?

En cambio, hay otras veces en las que podéis disfrutar padres e hijos juntos en la cocina. A mí personalmente, me gusta involucrar al mío siempre que estoy cocinando, además, he descubierto que tanto él como yo, aprendemos muchísimo de la experiencia mientras cocinamos juntos.

Os dejo algunas de las experiencias que con las que vuestro hijo aprenderá cocinando:

Lectura en la cocina

Incluso antes de que el niño sepa leer, podrá entender lo que indican los libros de cocina, sobre todo los ilustrados y los que llevan fotos del paso a paso de la receta. Para fomentar la lectura en el niño, podemos leer la receta en voz alta y explicarles bien qué vamos a preparar y cómo lo vamos a hacer.

Medir

La cocina, es una buena oportunidad para enseñar a los niños los diferentes tipos de medidas en las recetas, en América, por ejemplo, suelen utilizarse las medias en onzas, tazas, cucharas…; en Europa, medimos por gramos, kilogramos, litros…. Podemos incluso dar una pequeña clase de matemáticas haciendo conversiones de medidas.

Crear vocabulario

Cada receta que cocinemos con niños, puede estar plagada de nuevas palabras. Podemos enseñar a nuestros hijos a diferenciar entre especies, enseñándoles los distintos aromas y sabores. Podemos hablar sobre ingredientes especiales e incluso en la forma de fabricación de algunos ingredientes, como la pasteurización de la leche, batir huevos…
También podemos enseñarles los verbos aplicados en la cocina, por ejemplo, “ahora vamos a batir los huevos, sabes lo que significa batir” Dejarles hacerlo y enseñarles.

Explorando los sentidos

Ayudemos a nuestros hijos a desarrollar sus sentidos: gusto, vista, tacto, olfato y oído. Dejémosles probar todos los ingredientes, olerlos y tocarlos, podemos jugar a que diferencien entre ingredientes parecidos, como la harina y el azúcar o la maizena…

Jugar a actuar

Podéis jugar a que interpretáis a personajes gastronómicos, uno de vosotros puede ser el chef, el otro el camarero o el comensal… Puede ser un juego muy divertido

Narrar historias

A los niños les puede encantar narrar la historia de la experiencia cocinando. Podéis decir a vuestro hijo que le cuente cómo ha ido la tarde cocinando a su padre (o madre, depende de con quien haya cocinado), podéis ayudarle un poco con el principio “mamá y yo hemos preparado unos cupcakes para llevar al colegio, he batido los huevos durante mucho rato y mamá ha añadido la leche poco a poco”…

Ciencias

La cocina puede ser un gran laboratorio para aprender ciencias. Los niños podrán observar como las materias cambian según las vayamos cocinando, los alimentos pueden pasar de sólidos a líquidos, inflarse a altas temperaturas, la levadura fermentará, los sabores cambiarán, las hojas se secarán…

Hay alimentos que se disuelven en contacto con el agua (azúcar, sal), hay alimentos que colorean, otros que se evaporan y desaparecen…

Limpieza

En la cocina, debemos inculcar a nuestros hijos que es sumamente importante el ir limpiando a medida que se va cocinando. A parte de que es más práctico para quien cocina, hay que seguir unas pautas básicas de higiene para no contaminar la comida. Podemos enseñarles también que en la nevera hay que separar siempre los diferentes alimentos, y los crudos de los cocinados.

Cantar

Podemos cantar mientras cocinamos, incluso recitar poemas o inventar canciones con música de otras canciones que conozcáis. Una idea divertida para hacer con niños en la cocina es inventarse una canción que tenga que ver con la receta que estemos preparando.

Predicciones

Deja que tu hijo haga predicciones de lo que va a pasar después. Ésta es una forma de ayudarles a entender sobre las causas-efectos. Si tu hijo ha cocinado antes, sabrá casi seguro lo que va a ocurrir en el siguiente paso de la receta. Por ejemplo, meter un pastel en el horno, sabrá que pasado un rato, éste subirá. Otro ejemplo, si batimos las claras de huevo durante un rato, éstas se volverán blancas y duras, hasta punto de nieve.

Aunque lo más importante de cocinar con niños es que disfrutéis juntos en la cocina. No esperéis que aprendan demasiado rápido, todo debe llegar a su tiempo y todo tiene su proceso.

¡No os olvidéis de dejarles degustar lo que han cocinado!

Foto vía | Flickr qwrrty
En Bebés y Más | Cocinar con niños: receta de cookies de chocolate, plátano y avena, La cocina, el aprendizaje y los niños, Los niños en la cocina,

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios